Reduce el riesgo de error en el tratamiento contable de las ayudas post COVID-19

diciembre 1, 2020

La pandemia del coronavirus ha supuesto un impacto en las previsiones financieras de las compañías y ha afectado profundamente a determinados sectores. Por ello, el Ejecutivo ha aprobado medidas de carácter tributario o ayudas financieras y económicas a empresas. Las entidades autonómicas y locales también están estableciendo medidas complementarias de ayuda.

Es importante que las empresas beneficiarias de las ayudas las registren correctamente, ya que, está en juego la consistencia de su información financiera. Por ello, te traemos una serie de claves a tener en cuenta para reducir el riesgo de error en el tratamiento contable de estas ayudas.

Qué entiende la normativa por subvención

Para resolver esa cuestión, acudimos al artículo 2 de la Ley General de Subvenciones. Es subvención toda disposición dineraria realizada por las Administraciones públicas a favor de personas públicas o privadas. Debe cumplir además, los siguientes requisitos:

  1. Que la entrega se realice sin contraprestación directa de los beneficiarios.
  2. Que la entrega esté sujeta al cumplimiento de un determinado objetivo, la ejecución de un proyecto, la realización de una actividad, o similar, debiendo el beneficiario cumplir las obligaciones materiales y formales que se hubieran establecido.
  3. Y además, que el proyecto, la acción, conducta o situación financiada tenga por objeto el fomento de una actividad de utilidad pública o interés social o de promoción de una finalidad pública.

La Dirección considera si este tipo de ayudas cumplen con la definición de subvención oficial de la NIC 20 Contabilización de las subvenciones oficiales e información a revelar sobre ayudas públicas. Así mismo, valora si una ayuda recibida de terceros distintos de los socios o propietarios tiene la consideración de subvención no reintegrable de acuerdo con la NRV 18ª Subvenciones, donaciones y legados recibidos, siguiendo las directrices correspondientes de su imputación a resultados.

Cómo reconocer correctamente la naturaleza de las ayudas públicas

De acuerdo con la normativa citada, las subvenciones no reintegrables recibidas como ayuda del Estado tienen la consideración de patrimonio neto de acuerdo con el PGC. Se contabilizan inicialmente, con carácter general, como ingresos directamente imputados al patrimonio neto. Posteriormente, se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias como ingresos de acuerdo con su finalidad.

Es el caso, por ejemplo, de la concesión directa de subvenciones a diversos organismos y entidades del sector turístico establecidas en el Real Decreto 866/2020, de 29 de septiembre. Las empresas de este sector podrán beneficiarse de subvenciones especiales debido al impacto tan importante que la pandemia está teniendo en ellas.

Otro ejemplo son los derechos de compensación por los contratos y concesiones con la Administración pública paralizados por la pandemia. El Real Decreto-Ley 8/2020, en el art.34.4, regula el derecho de compensación de los concesionarios por la pérdida de ingresos y el incremento de los costes soportados. Pueden optar por:

  • La ampliación de su duración inicial hasta un máximo de un 15 por 100.
  • La modificación de las cláusulas de contenido económico incluidas en el contrato. Entre ellas, el incremento de las tarifas o la minoración de cánones concesionales.

El criterio de imputación de la ayuda recibida para compensar los costes incurridos durante el estado de alarma dependerá de si se identifica como subvención o como modificación contractual realizada en el curso de las operaciones ordinarias.

La decisión tomada afectará a una medida de rendimiento tan importante como el EBITDA. También, a los criterios de presentación de ingresos y gastos en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

Los criterios de reconocimiento y presentación de las modificaciones contractuales serán consistentes con la NRV 14ª del Plan General de Contabilidad, Ingresos por ventas y prestación de servicios. No obstante, las empresas deberán desglosar la ayuda recibida. Mientras que el reconocimiento y presentación de las subvenciones atenderán a lo dispuesto en la NRV 18ª del Plan.

¿Las bonificaciones y moratorias tributarias se registran como subvenciones en contabilidad?

Dentro de las ayudas de las Administraciones públicas a empresas están las reducciones de impuestos sobre actividades económicas u otros similares, o bonificaciones en la cuota del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) como, por ejemplo en Madrid, etc.

Dichas ayudas se ajustan al concepto de subvención que define la Ley General de Subvenciones. ¿Pero cómo deberían registrarse en contabilidad, según los expertos de importantes consultoras y despachos jurídicos?

Comenzamos por el tratamiento contable de las bonificaciones fiscales. Hay que considerar que algunas ayudas están sujetas a que se cumplan determinadas condiciones presentes y otras futuras como, por ejemplo, el mantenimiento de empleo. Por tanto, se registran en contabilidad como subvenciones. Dichas condiciones determinarán el momento de reconocerlas e imputarlas a resultados, según el marco contable aplicable.

Otro caso es el tratamiento contable de moratorias en el pago de impuestos sin intereses. Aunque los impuestos no entran dentro del alcance de la NRV 9ª de instrumentos financieros, en la medida en que la deuda sin intereses se aplace durante un periodo superior a los doce meses, el pasivo se debería contabilizar por su valor actual y reconocer la correspondiente subvención. Ésta se iría imputando a ingresos como una subvención de tipos de interés, desde el momento en el que sea no reintegrable.

Sin embargo, dichos expertos concluyen que no sería compatible con la NIIF 9 Instrumentos financieros. Por lo tanto, no se deben reconocer intereses implícitos por el aplazamiento de deudas tributarias.

¿Cómo una solución software puede ayudar a evitar errores con las subvenciones y moratorias?

La solución Talentia Financial Suite agiliza la contabilización, consolidación y generación de informes y libros oficiales de manera eficaz. Aplicando analítica a su información financiera, le permite tomar decisiones estratégicas en tiempo real. Así mismo, permite la gestión de inmovilizados, del IVA y del IS.

El software de Talentia le permite desplegar la solución en sus filiales en el extranjero, integrando legislaciones locales de diferentes países. Y, lo que es muy importante, permite asegurar la calidad de la información contable y financiera, facilitando el tratamiento contable adecuado, comparando datos de periodos impositivos distintos e integrando información de sistemas de terceros.